01/11/2023

Constelaciones familiares

Contracturas: la mirada desde las Constelaciones Familiares

"Las soluciones se dan cuando nuestro amor abarca a todos" B.H. (Bert Hellinger)

Por
Carolina Sartori

¿Quién no ha tenido alguna vez un dolor en la espalda, o una contractura en los hombros y el cuello? La gran cantidad de horas que las personas pasan sentadas o en posturas incorrectas suele traer aparejadas lesiones en esta zona del cuerpo y en la actualidad existe una gran diversidad de tratamientos de masajes o gimnasia destinados a relajarse y mantener una posición adecuada, pero además, cada vez se venden más píldoras y suplementos que intentan calmar estos trastornos.

Una contractura muscular, tal como su nombre lo indica, es una contracción continuada e involuntaria de un músculo o de algunas fibras por un esfuerzo que produce una tensión constante y sostenida en el tiempo que genera dolor y altera su normal funcionamiento.

Muchas personas toman las contracturas, y los dolores de espalda, hombro y cuello en particular, como algo superficial y solo se preocupan por eliminar el dolor o el síntoma tan rápido como pueden y dejarlo ahí.

Como siempre cuando se trata de enfermedades, la automedicación es absolutamente desaconsejable. Pero, además, como ya sabemos, los síntomas en el cuerpo siempre cuentan que algo no anda bien y, cuando no se profundiza en las causas, lo más probable es que con el tiempo los problemas vuelvan a aparecer, incluso con mayor gravedad. Al menos hasta que se descubra el verdadero origen.


Tal vez, desde la conciencia personal, que a diferencia de la conciencia familiar insconciente, siempre es consciente, se puede modificar algo en las decisiones y actitudes para alivianar el peso. Pero muchas veces eso no es suficiente y, a pesar de que se agotan todas las posibilidades al alcance, el dolor perdura de todas formas.

Basta mirar la postura de una persona para yener indicios acerca de las cargas, sobrecargas y exceso de responsabilidades y obligaciones que sostiene, como suele decirse, "sobre sus espaldas". Es que ella, no casualmente es donde se ubica la columna", es nuestro apoyo, nuestro pilar.

¿Qué cargamos en nuestra espalda?

Cargamos con nuestros pensamientos y emociones "negativas": ira, enojo, bronca, rechazo, etc. aunque no seamos conscientes de ellos. Pero además, como pueden revelar las CF (constelaciones familiares), detrás de esos sentimientos más superficiales y perceptibles, hay pesos y dolores más profundos que vienen no solo del pasado personal, sino también del de nuestros padres y ancestros.

Las contracturas, desde lo sistémico, están asociadas a intentos fallidos de llevar cargas que no nos pertenecen: se pretende incluir a algún ancestro con el peso o la carga de su destino, casi siempre por lealtad, y, cuando eso sucede, se le exige al cuerpo más de lo que está preparado para sostener. Eso provoca dolor, cansancio, falta de vitalidad y es una oportunidad para discernir lo propio de lo ajeno. Y siempre nos exige una honra ante quienes llegaron antes. Al respecto, Hellinger dice: "El alma no tolera la arrogancia".

COMPARTE TU OPINION | DEJANOS UN COMENTARIO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Subscribite para recibir todas nuestras novedades

  © 2024 The Wizard Agency S.R.L. | Lo que nadie te dice | Av. Belgrano 863, 4 Piso A, C.A.B.A